De entre un gran número de danzas rituales valencianas no son muy abundantes las de ambiente navideño, cuya finalidad es anunciar la fiesta, y pedir el famoso aguinaldo. En valencia destinados a este tipo de danzas están “els pastorets de l’horta d’alacant”, el baile “dels Reixos a Moixent” y “Els Villancicos” o “llenyaters de Vilamaxant.

Jo natural de Vilamarxant os hablare de estos últimos. Cave destacar que me sorprendo después de haber estado toda la tarde ablando con mi abuela y haciéndole recordar de donde venia la tradición, como se bailaba y si en antaño tenia alguna finalidad, al descubrir que al poner en el Google “Els Llenyaters de Vilamarxant” me aparecen varios documentos que habla de una tradición la cual creía no estaba reconocida, y a la cual en el pueblo nos referimos a ella como la danza de “Els Pastorets”, siendo conocida alrededor de la comunidad por la danza de “els llenyaters de Vilamarxant”… en fin, nunca te acostaras sin saber una cosa mas.

Las Raíces

Bueno para poneros en situación todo nace hace ahora muchos años cuando en torno a la ciudad de Valencia existían diversos centros dedicados a la producción de cerámica. De todos estos en la actualidad todavía siguen en activo: Paterna, Alaquas, y Manises, con una producción muy diversificada. Para cocer en hornos toda esta producción era necesaria una gran cantidad de leña, la cual buscaban y cosechaban, personas dedicadas que no tenían otro medio de vida. Normalmente gente que no disponía de tierras para cultivar y se dedicaban a la recolección de leña o al carbón. Estos recorrían durante varios días todos los montes desde Riba Roja del Turia, hasta la ciudad de Requena, recogiendo aligas, romero, coscoja, lentisco, etc., que cargaban en carros, y así abastecían a Manises diariamente, con unos diez o doce carros. (Gracias a esto dice mi abuela los bosques estaban limpios y no había tantos incendios como en la actualidad, por no decir ninguno). Sin embargo el rendimiento económico de tal esfuerzo era poco, y los leñadores no salían de pobres.

Els Villancicos de Vilamarxant

Esta fiesta que vamos a descubrir ahora mismo se le llama como el titulo de este apartado “Els Villancicos de Vilamarxant”, y en la antigüedad se ensayaba en las tabernas del pueblo, pro las noches, dos o tres meses antes del día de navidad.

Este día al llegar la Nochebuena, los leñadores bailaban al pie del altar, tras la misa del gallo. Pero el día festivo por excelencia era el día de Navidad. Cuando a las ocho de la mañana todos los músicos, bailadores y aquel que se presentase iban a desayunar en el “Musical” perteneciente a la Sociedad Musical de la Banda De Música de Vilamarxant. Al acabar el desayuno, estos salían a la calle y bailaban por primera vez. Luego se desplazaban a casa del alcalde de la localidad para pedirle permiso, que este les concedía y les convidaba a dulces i licores. Así estaban toda la mañana bailando y cantando alrededor de la localidad, hasta que a las 12 del medio día al finalizar la eucaristía del día de navidad, acudían a la puerta de la Iglesia, para que la gente los viera. Durante todo el trayecto iban recogiendo la voluntad, y seguían bailando durante todo el día.

Al día siguiente, segundo día de navidad, se desplazaban a la localidad de Manises y allí bailaban con la finalidad e recoger más dinero.

Pero debido a la guerra civil, empezó a decaer esta humilde tradición y solo se  salía a bailar durante medio día, y ya hacia los años 50 dejo de bailarse. Una de las razones de esta perdida fue el despegue económico de la comarca. Las clases pobres que vivían de la leña, pasaron a trabajar en la industria, y los hornos maniseros (así se llaman los residentes en Manises) comenzaron a industrializarse y a consumir gasoil en vez de la leña tradicional. Esto junto a que en la comarca empezó a perderse el cultivo de secano sustituyéndolo por una red de regadío y la apertura de pozos, hizo que los cultivos de secano fueran sustituidos por el naranjo, cultivo que en la época era muy rentable.

La Recuperación de la fiesta

Pero en 1979 un grupo de amigos, con ansia de recuperar la identidad local y todo aquello que formaba parte de su juventud pasada, en la cual lo habían vivido en sus carnes hizo que se dirigieran al ultimo bailador que recordaba algo de la danza, el famoso Tío Ramón de Vilamarxant, este era muy mayor y la memoria le fallaba. Costo bastante recuperarlo y hacerle recordar al pobre hombre el sentido y el como se llevaba a cavo la danza, pero estas mismas navidades este grupo de amigos, salió a bailar.

Llegados ese punto mi abuela me recuerda este día como un día grande para la localidad, la cual dice que se estuvo ablando durante medio año de si volvían ha salir “els llenyaters” a bailar o no, de si que son “Valero, el tío Ceba, i la cuadrilleta”. Pero que el día de navidad todo el pueblo salió a la calle para revivir este acontecimiento, y me dice que su madre (mi bisabuela) lloraba al salir a la calle a verlos, con gran emoción” pues algunos de estos antiguos llenyaters habían sido parte de los 5 hermanos de mi abuela que desparecieron en guerra, o que ya habían fallecido.

Con los años y para darle un mayor refuerzo a la fiesta el Grup de Danses de Vilamarxant se hizo cargo de la representación, para que existiera también una continuidad por la fiesta.

La fiesta en la actualidad

En la actualidad  “els llenyaters” visten con camisas de cuadros, de franela, un chaleco o zamarra de piel de oveja, calzón corto negro, medias blancas, alpargatas de esparto y pañuelo anudado a la cabeza (no como antaño que vestían tal i como vestían cada día para ir a trabajar).

Los llenyaters junto a la rondalla del pueblo, se dirigen a las 12:30h o 13:00h al acabar la misa a bailar a los pies del altar, y luego en la misma plaza de la iglesia, y luego van por el pueblo bailando y cantando y pidiendo a la gente que los invite a comer algo, o a beber algo allá donde bailan.

La Danza del Llenyaters o Els Villancicos

Después de explicar de donde viene la danza, vamos a pasar describirla como tal. La interpretan cuatro hombres, preferentemente mayores, los cuales llevan atado un pequeño hato de leña a la espalda, y en la mano llevan un “gaiato”, como de un metro de largo y con el mango curvado (herramienta clásica del pastor valenciano). Estos forman un cuadrado, cada uno en una esquina, golpean rítmicamente el suelo con el bastón marcando el ritmo.

Las estrofas se cantan así: el solista canta el primer verso, y el coro repite, cantando seguidamente el resto de la copla. Cada estrofa tiene cuatro versos, repitiéndose los dos primeros de forma generalizada; a veces los dos últimos también se repiten, o bien se les añaden otros dos versos. Hasta completar los ocho cantados así:

(Solista)

A esta puerta hemos llegado
con alegría y amor

(Coro)

A esta puerta hemos llegado
con alegría y amor

con licencia del Alcalde
que ha nacido el redentor
que ha nacido el redentor
le ofrecemos este baile.

Se ha repetido el penúltimo verso, y se ha añadido otro
Las tierras de Galilea
será preciso tomar
las tierras de Galilea
será preciso tomar
con toda la mala idea
degüello quieren pasar
degüello quieren pasar
a los hijos de Judea.

Por la sierra va Pascual
llamando a sus compañeros.
Por la sierra va Pascual
llamando a sus compañeros
porque dicen que ha nacido
el Redentor de los cielos
porque dicen que ha nacido
el Redentor de los cielos.

Aquí se han repetido los cuatro. En la siguiente, no se repiten, y en la siguiente, uno; en la última, se vuelve a repetir los cuatro.

Los pastores que supieron
que el niño estaba en Belén
se dejaron el ganado
y escaparon a correr,
Unos llegaron primero
otros llegaron después
y al ver al Hijo de Dios
se postraron a sus pies,

Tiritando está de frío
en el rincón de una cueva
tiritando está de frío
en el rincón de una cueva
y no tiene más abrigo
que un toro bravo le alienta
que un toro bravo le alienta
a ese niño que ha nacido.

En Belén tocan a fuego
del portal salen las llamas.
En Belén tocan a fuego
del portal salen las llamas
porque dicen que ha nacido
el Redentor de las almas
porque dicen que ha nacido
el Redentor de las almas.

Aquí cambia la música, y se torna un ritmo de jota, más alegre, pero sin pausa entre la última estrofa citada y la primera que sigue del llamado “estribillo”:

Oh que lindo niño,
Oh que bello bello,
nos guía la estrella
que hay en el cielo.
Luna sin menguante
estrella matutina
lucero brillante
que el mundo ilumina.

Cuando José volvió
y entró dentro del portal
al ver al niño nacido
de gozo se echó a llorar.
Puesto de rodillas
al niño adoró
que en la blanca paja
humilde nació.
Puesto de rodillas
al niño adoró
que en la blanca paja
humilde nació.

La canción, como se ve es un romance navideño, con repeticiones que sirven para el baile, que consiste en los cruces que los cuatro danzantes hacen entre si. Cada uno de los movimientos termina con el saludo, que se hace en los intermedios no cantados. La segunda estrofa ni se canta ni se baila.

En la primera, los bailadores se cruzan con su pareja, es decir, con quien tienen enfrente, invirtiendo la duración de dos versos: cuando se ha cantado el primero, se esta cruzando, al terminar el segundo ya están en el sitio donde antes estaba su pareja. Al cantar el último los danzantes se sitúan en el centro del cuadrado imaginario que forman, y después vuelven a su sitio y hacen el saludo: primero saludan a su pareja, y luego a su compañero.

En la siguiente estrofa, se cruzan en diagonal, saludándose en el centro los que se están cruzando, primero A y B, y luego sus parejas. Al terminar, de nuevo se reúnen en el centro, y hacen el saludo.

En la siguiente estrofa se cruzan, igual que en la primera, pero con sus compañeros, es decir, con las parejas del contrario.

En la siguiente, se pasa al lugar el compañero, y al siguiente verso,  al siguiente puesto; es decir, que se va de esquina en esquina, bailando en sentido contrario al de las agujas del reloj.

En la ultima estrofa (en belén tocan a fuego) hacen una combinación de todas, exceptuando en la ultima frase que convergen al centro, como de costumbre, pero cuando están allí, cambian la música y el ritmo, y ellos también aceleran el golpeteo de los bastones. Al final, se quedan en el centro y para terminar lanzar el gaiato al aire, y lo recogen al vuelo.

Esta danza se puede observar en el siguiente video, el cual no es de gran calidad, interpretado en el año 2009 en “La Cavalcada de Reis de l’Alcúdia”, por parte del “Bolero, Grup de danses de l’Alcúdia.

http://www.youtube.com/watch?v=DjJStPbZbnw

Conclusión

Para finalizar este pequeño articulo sobre la historia de una danza que se baila desde hace años en mi pueblo, he de dar las gracias a el Tio Ceba, al Tio Valero, a Llluis el de Calces y el Coixo Tomello, que son los que impulsaron de nuevo esta tradición y han hecho que ha día de hoy, como mayor o menor numero de gente, el día de navidad por las mañanas todos salgamos a la calle a la espera de descubrir en algún rincón a los “llenyaters” cantando villancicos, y bailando su danza, para festejar que ya ha llegado la navidad.

Me he sorprendido mucho de que existan documentos que avalen esto y como coincide a la perfección con todo aquello que mi abuela me a contado, sabiendo incluso que puede que alguno de mis antepasados fuera uno de los primeros “llenyaters” que salían a la calle para recoger algún dinero, y así poder comer.

Adjunto la bibliografía donde me he documentado:

Leave a Reply



¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 13 2 ?